domingo, 30 de marzo de 2008

JORGE SCHMIDKE

TIERRA DE MARA

¡Tierra de Mara! De tus palmares
Surgen vibrantes himnos de gloria.
Ilustres hechos, cual luminares,
De luz eterna nimba tu historia.

Nombre, a la patria le dio el encanto
De tus bohíos sobre la espuma:
Nombre procero, sublime y santo,
De excelso timbre, de gracia suma.

¡Tierra de Mara! Cuando el osado
Pie de los rudos Conquistadores
Piso atrevido tu suelo amado,
Sintió el estrago de tus furores,

Que, ante el empuje sediento de oro,
Con su coraje formando diques,
Cayó en defensa de tu decoro
La flor más brava de tus Caciques.

Luego, ensanchando los horizontes,
Fueron, al grito de los clarines,
Por las llanuras y por los montes
Sembrando gloria tus paladines

Y entre vaivenes de la fortuna,
Bajo el indiano dombo turquí,
Palmas llevaron de tu Laguna
A las neveras del Potosí.

Uno entre todos en la epopeya
Lustró su espada como una joya:
Fue su justicia, Roca Tarpeya;
Su resistencia, laurel de Troya

¡Tierra de Mara! De tus palmares
Surgen vibrantes himnos de gloria.
Ilustres hechos, cual luminares,
De luz perpetua nimba tu historia.

No en vano el cielo con tierno halago
Te dio el prestigio de duplo emblema:
De azul Castalia, sonoro Lago;
De verdes palmas, triunfal diadema

Que junto a Marte va el Musageta
Con su consejo cancionador
Tejiendo murto, roble y violeta
Para las sienes del triunfador.

Tal, de las artes en el proscenio,
Donde la estrella de Apolo brilla.
En toda Justa do fue tu ingenio
Segó de los lauros fresca gavilla.

Tal, de la fama sobre áureos folio,
Tu fe, tus lides y tus amores,
En claro verso de ritmo eolio
Inmortalizan tus Trovadores.

¡Tierra de Mara! Cuando suspiras
Por la grandeza de tus ayeres,
Suenan a coro tus cuatro Liras:
Baralt, Yepes. Vázquez y Pérez.

Suave reflejo de Palestina
Que prismatiza tus ideales,
Como nimbadas en luz divina
Pasan tus Mitras Episcopales.

De altas conquistas en campo industre
Al orbe muestra noble trofeo:
Timón experto y hábil palustre,
Un Estandarte y un Caduceo.

Luces en todo tan refulgente
Lumbre potente de llamarada,
Que se te ha dicho sonoramente
Que eres “la tierra del sol amada”

¡Tierra de Mara! De tus palmares
Surgen vibrantes himnos de gloria.
Ilustres hechos, cual luminares,
De luz excelsa nimba tu historia.

Y como tienes la luz por guía,
Que a tu hermano señala el rumbo,
Cuando se apaga la luz del día
Prendes el Faro del Catatumbo.

JORGE, SCHMIDKE. Nació en Maeacaibo en 1890, y murio en Caracas 1985. Fue: Escritor (ensayista,orador y poeta),fundó la revista Nuevos Ideales, donde dió sus primeros pasos como escritor, perteneció al grupo literario Proshelio, usó los seudónimo de: Tito Alba, Regino Dux y Delfín Cortés. Obtuvo el primer premio en el certamen poético del Concejo Municipal de Maracaibo (1910),escribió en variadas revistas y periódicos:
El Comercio, El Fígaro ( La Habana), etc.
Hombre pulcro. No sólo por su fina presencia, por su postura, también es el sonetista clásico, de estilo impecable, que repuja sus joyas poéticas. Digno señor del parnasianismo