lunes, 10 de agosto de 2009

HEBERTO ALEXANDER RINCÓN QUINTERO

NOSTALGIA

Qué nostalgia puede haber
Si siempre te llevo conmigo…

Tú eres mi morada,
El papel al que le imprimo las palabras,
Mi musa, mi cielo, mi hada,
La pastilla que calma el dolor de mi alma,
El amanecer del gallo que canta,
Mí tormenta cuando todo está en calma,
El aroma del café en una hermosa mañana,
La ternura del bebé que descansa,
Mi libro preferido del cual releo sus páginas,
La intuición de mi corazonada,
El presente de mí esperanza,
La rosa en botón cuando se abre al alba,
Mi todo cuando algo me falta.
Porque tu recuerdo está vivo
Atesorado en mi corazón…

Cómo explicar que pensar en ti, no es nostalgia.
Que hermosa, es la palabra que apellida tu nombre,
Y tu piel bronceada, la investidura de mi cuerpo de hombre,
Que santa, es tu mirada cuando se posa en mí ser,
Y seda es tu cabello cuando enredo mis dedos en él ,
Que lindo, son tus labios que calman mi sed,
Y capullo, es tu vientre santo que dará fruto del querer.

Nostalgia es algo que se extraña, yo te llevo conmigo
Donde quiera que vayas.


SOY PECADOR

He venido a confesar mis pecados.

He pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión
Y he pecado de palabra, rima y oración.

He blafemado por amor
Y he dicho verdades a la Soledad en su cara.

He sido infiel por escribirle a la vida
Y acostarme con la muerte.

He matado sentimientos impuros
A fuerza de grafías mal olientes.

He pecado por sentir amor cuando escribo versos

Y he robado a la luna, al sol, al mar, al viento
y lo he repartido entre mis pobres líneas agonizantes
Y sedientas sin ningún remordimiento

He tenido la desfachatez de llamarme poeta
Y seguir escribiendo así nada más.

He sido culpable de drogarme con delirio
Y ver ninfas, musas, de inyectarme tinta en mi piel de escritor.

He pecado por desnudar mi alma en público en cada letra escrita

He vagado por el cielo infinito.
He ido al infierno a llorar mis lamentos
Para luego plasmarlo en el hilar de letras.

He destruido la inspiración misma...la métrica y la lírica
he sido asonante, disonante, imprudente con mi estrofa

Soy confeso y culpable de grandes actos pecaminosos.
Por mi amada poesía

ME HE DADO A LA TAREA DE OLVIDARTE
--------------------------------------------------.

Dame una excusa para no pensarte,
para no tenerte, para no abrazarte

Dame un pretexto para que mi corazón te vea con dolor de olvido
y no con pasión de estar contigo

Dime algo, lo que sea para que mi mirada no te vea,
no te sienta, no te quiera

Dame la justificación perfecta para olvidarte,
para vaciar mis venas y desangrarme de tristeza,
desterrarte en mis penas de botellas vacías

Dime algo que mi cuerpo no lo sienta como amor,
que mi cuerpo no lo quiera, no lo guarde

Dame algo para confinarte en la nada de mis pensamientos,
Ignorarte, que no me importe ni ver tu sombra al lado de la mía,
Que tu aroma se pierda en el aire y se purifique mi vida

Dime mentiras que me sepan a verdades
Dime que tu amor es de otro y no mío
Hazlo sin vacilar para que yo no te pueda amar

Me he dado la tarea de olvidarte,
de no pensarte, de no sentirte

Pero llegas y me abrazas, me besas,
me amas…

y ya veo que es algo definitivamente imposible




HEBERTO ALEXANDER RINCÓN QUINTERO:
Nació en Maracaibo en 1970. Comunicador social mención audiovisual egresado de la Universidad del Zulia en 1999.Usa el seudónimo :
H. Alexander.
Padece una enfermedad congénita visual (retinosis pigmentaria) situación que no le permite ejercer su profesión a plenitud... Y es la poesía la que manifiesta sus sentimiento y sus palabras son el espejo de sus emociones..